lunes, 23 de noviembre de 2009

6 formas de cuidar la marca desde las redes sociales

Os copio un enlace a este interesante artículo de Rohit Bhargava en el que este experto del uso de las redes sociales para el marketing habla de cómo se puede proteger la imagen de marca dentro de este mundo de la web 2.0.
En resumen, explica que es cierto que las redes sociales pueden hacer mucho daño a las marcas, pero no es menos cierto que también pueden ayudar mucho a mejorarlas, si se usan de una manera proactiva y no sólo en momentos posteriores a una crisis de imagen.
Las recetas que él da para conseguirlo son 6:
  1. Registro de nombres de dominio y nombres de usuario. Hay que asegurarse que son de nuestra propiedad los dominios y los nombres de usuario relativos o importantes para nuestra marca en las principales redes sociales e internet. Pero ¿cómo asegurarse esto en un mundo en el que prácticamente cada día aparece una nueva plataforma? Podemos asegurar los nombres de usuario en sitios populares como Facebook o Twitter, pero ¿cómo gestionarlo en todas las plataformas? Una forma es utilizar servicios como NameChk o Knowen, que permiten tanto comprobar los nombres de usuario como registrar varios sitios a la vez. Esto no implica tener que usar todos esos sitios, pero al menos garantiza que otros no registrarán tu marca.
  2. Detectar problemas o crisis antes de que sucedan. No es ya noticia el hecho de que las redes sociales son un lugar ideal para detectar conversaciones en torno a nuestra marca. En sitios como Twitter o colocando un programa de monitorización de redes sociales como Radian6 se pueden identificar problemas potenciales antes de que se conviertan en una crisis abierta.
  3. Mira quien te copia. Uno de los problemas para las marcas es la facilidad con que se puede copiar y pegar en cualquier sitio el contenido que tenemos en la red. Parece imposible monitorizar todo internet, pero herramientas como Tynt permiten encontrar contenidos que han sido reutilizados sin tu permiso. Tras detectarlo, lo ideal no es perseguir a la persona que está copiando esos contenidos, sino ver el uso que se hace de ellos para evitar perseguir a alguien que está abriendo un club de fans de tu marca y sí al que hace un uso fraudulento o usurpa tu identidad.
  4. Ten tu propio lugar para responder. La mejor defensa es un buen ataque (y al revés) La mejor manera de responder a los posibles ataques provenientes de las redes sociales, son los sitios oficiales dentro de esas redes sociales. Un comunicado de prensa nunca será capaz de hacer frente a una entrada en un blog. La coincidencia del canal, le pone a la misma altura del ataque (aunque en mi opinión, con la mejora de considerarse una respuesta "oficial" con más credibilidad)
  5. Obtener la verificación y el registro de marca. La mayoría de los sitios populares están ofreciendo a las marcas la posibilidad de validar su registro, de manera que se conviertan en representantes "oficiales" de dichas marcas. Facebook tiene el servicio de registro de marcas y Twitter el de verificación de la marca. Ambos garantizan a los usuarios que las cuentas que las marcas tienen en esos sitios son oficiales y de garantía. No subestimes el valor que tiene estar presente de manera oficial en estas redes como método de conexión con tus clientes
  6. Encuentra y apoya a tus mayores fans. En sitios como Ning, los usuarios pueden crear sus propias redes sociales que se relacionan con las marcas. Si son cosas que sus clientes harán de todas formas, ¿por qué no les facilitas esa labor con herramientas diseñadas a medida? Haciéndolo no sólo ayudas a proteger tu marca, sino que potencias la misma, ofreciendo contenidos exclusivos a las personas que mejor hablan de tu marca y ahorrándoles el trabajo de ir a buscarlos por la red.
Estos son los consejos que da este experto en redes sociales aplicadas al márketing. Me parecen excelentes y fáciles de poner en marcha. Simplemente hace falta un poco de dedicación. Creo que merece la pena reflexionar un poco sobre el último punto.

Recientemente escuche en una conferencia que el que no revisa las estadísticas de su web corporativa y no conoce personalmente a las 10 personas que más tráfico le dirigen a su página, está perdiendo una oportunidad de oro. En este caso se refería al mundo del vino, en el que los prescriptores tienen un gran valor, pero en general, también puede servir. Es tan simple como mimar a esas personas con algún regalo, un detalle o alguna primicia que les haga sentir lo importantes que verdaderamente son para nuestra marca.