martes, 17 de noviembre de 2009

No a las redes sociales

Os sorprenderá el titular, especialmente a los que habéis hablado conmigo en las últimas semanas. Aunque mi apasionamiento por el social media no ha disminuido, si que comparto la visión de este post en la comunidad hosteltur.
El social media, como todo internet y, si apuramos, todo en la vida, no es para estar por estar, sino que se se apuesta por esto hay que hacerlo en serio, con alguien detrás que alimente este medio y sin dejar todo el protagonismo a los usuarios.
La razón principal de una marca para estar en Facebook, Twitter o cualquiera de estos soportes es precisamente tener contacto con los usuarios para crear comunidad, fidelizar, monitorizar lo que los usuarios dicen, pero muchos piensan que estas comunidades se alimentan solas y no es así. La figura del dinamizador de comunidad es un trabajo a tiempo completo que deberían tener todas las empresas que quieran competir con habilidad en este campo.
Con el Social Media esta sucediendo como hace algunos años con internet o con el marketing viral. Como todos lo hacen, hay que hacerlo. Pero, ¿tiene sentido si se hace mal o puede ser incluso perjudicial para la marca?
El pasado sábado, en el curso sobre comunicación que impartí en el master de marketing de la Universidad del País Vasco una persona me preguntaba si el social media podía ser interesante para una empresa de biotecnología que vende a centros médicos y la respuesta es siempre sí y no.
Lo primero que hay que preguntarse es dónde está tu público ¿está en internet? Cada vez hay más "sís" a esta pregunta, pero aún hay clientes a los que es más fácil llegar por otros medios.
Después pasaremos a otra pregunta: ¿podéis hacer comunidad con vuestros clientes? Si se pueden mejorar los productos con sus sugerencias, adelante. Si tenéis cosas para contarles sobre cómo avanza vuestro trabajo, adelante... Puede ser una herramienta muy potente y útil para muchas empresas.
Después queda preguntarse: ¿tenéis los medios para alimentar esta red? No me refiero a medios económicos, sino humanos. Es decir, va a haber alguien detrás de todo esto alimentando la comunidad. Porque tener una cuenta en Twitter para hacer un comentario cada dos meses... no tiene mucho sentido. Abrir una perfil en Facebook para que nadie escriba en ese muro o para que lo que escriba no sea relevante... tampoco sirve para nada.
En esto de las redes sociales, podemos concluir lo que dice el eslogan: "la potencia sin control, no sirve para nada" Tienen gran potencial, pero hay que aprender su lenguaje de utilización.