miércoles, 11 de noviembre de 2009

Vender experiencias


Últimamente me he convertido en una especie de "gurú" de los viajes para mis amigos, familiares, compañeros de trabajo y estudios y conocidos varios. Seguramente por mi propio trabajo en turismo, pero también por mi gran afición a viajar.

Esto viene a que hoy recibía un correo de una compañera de estudios pidiéndome consejo sobre un viaje "diferente" para recomendar a otra amiga que quería sorprender a su pareja. Con esta excusa he recordado que en el curso sobre nuevas tendencias en marketing turístico del que os hablaba hace unos días que se celebró en Pamplona en septiembre, José Cantero habló de un portal web de "venta de experiencias"

Este portal www.lavidaesbella.es ofrece packs de experiencias de diferentes temáticas: gourmet, estancias, bienestar, aventura, multiexperiencias, para dos... Entre estos packs hay algunas cosas muy sugerentes.

Entre las experiencias gourmet llama la atención las catas de vino, miel, chocolate, queso café y aceite. Pero sobre todo me ha gustado el apartado de escapadas temáticas en las que puedes hacer un viaje corto en torno a los asuntos más variados: para buscar setas, para descubrir al asesino de un crimen ficticio en un hotel asturiano, un fin de semana del queso, otro taurino en Salamanca, por supuesto una vendimia en La Rioja (con una sugerente foto de un masaje en mitad de una nave de barricas), un finde en velero en Murcia e incluso una matanza del cerdo tradicional en Soria. Vamos que hay para todos los gustos.

Esta forma de paquetizar los viajes en base a la experiencia que se va a vivir y no al destino al que se va a acudir, resulta mucho más útil a la hora de vender, ya que consigue que el cliente se visualice realizando cualquiera de estas experiencias y, lo que es más importante, contando a la vuelta esa experiencia única a sus familiares y amigos, que al final es la motivación subconsciente que todos tenemos al viajar... no te engañes.