lunes, 11 de enero de 2010

De ferias y otras formas de promoción turística














Con la llegada de Fitur, como cada año, me surge una reflexión que no me corresponde pero que no puedo evitar. ¿Por qué seguimos yendo a las ferias turísticas?

Quizá Fitur es la menos discutible de todas estas ferias, porque supone un punto de encuentro para profesionales que no tenemos ocasión de vernos las caras el resto del año (excepto los avatares del twitter, pero eso no cuenta) Sí estoy de acuerdo en que es bueno ver y hablar en directo con las personas que tienes contacto telefónico o vía internet el resto del año, pero ¿para esto hay que invertir una gran parte del presupuesto de promoción disponible?

Nadie puede discutir que el público real de los destinos turísticos ya no está en las ferias, eso ha cambiado hace muchos años. Ahora la gente busca sus viajes por internet, recopila allí toda la información y, cada vez más, contrata a través de internet... ¿y qué hacemos que no volcamos todo el presupuesto de las ferias a internet? Cuando en muchas empresas se discute el traslado de fondos de la publicidad convencional a internet... ¿que hacemos los destinos turísticos en ferias?

Algún día habrá que tomar la decisión de optimizar los presupuestos de promoción turística para conseguir más y orientarlos a donde de verdad está nuestro público. ¿Quien será el primero? Me temo que de momento, nosotros no.