sábado, 8 de mayo de 2010

Redes sociales para la solidaridad

Buscando una oportunidad para Arene
Parece que en un blog de marketing no encaje bien hablar sobre temas sociales o temas humanos. El marketing es para vender... dicen los que no saben de marketing. Pero desde hace unos días estoy asistiendo con emoción al acontecimiento de ver cómo las redes sociales pueden ayudar y facilitar la solución de problemas sociales, médicos y de otro tipo. El marketing también puede ponerse al servicio de causas sociales y hacerlo con éxito. La clave es la estrategia y, sobre todo, el contenido.
Todo comenzó el pasado 29 de abril. Un correo electrónico de una buena amiga me pedía ayuda para el caso de su sobrina, Arene, una niña que sufre una de las llamadas "enfermedades raras". Conocía el caso desde hace tiempo, porque, por desgracia, esta familia (Nestor y Arantza) ya tuvieron que sufrir la muerte de otro hijo, Kepa, por la misma enfermedad. Poco después descubrieron que Arene también la tenía.
El llamamiento a los amigos se produjo porque habían encontrado una universidad americana que estaba preparando un proyecto piloto para el tratamiento de esta enfermedad degenerativa y (hasta ahora) incurable. Tras ponerse en contacto con la universidad, les dijeron que había "trabas" pero no conseguían que nadie les explicara cuales eran.
Todo el mundo empezó a mover sus hilos y sus contactos y en ese momento se abrió un grupo en Facebook tal como tienen muchos niños en el mundo con enfermedades de este tipo. En este tiempo, una semana justa, el grupo ha sobrepasado los 20.000 miembros, han aparecido en programas de televisión de ETB, pero también de Antena 3, Cuatro, etc. y múltiples programas de radio. Desde la vicepresidencia del gobierno y el ministerio de exteriores se han puesto en contacto con la familia para intentar mediar y, lo que es más importante, han recibido la llamada de la universidad diciendo que intentarán valorar a Arene en cuanto el programa se ponga en marcha a pesar de ser extranjera, pero que por favor "deje la gente de llamarles y mandarles mensajes y mails"
Todo esto es lo que consiguen las redes sociales en una semana. Y diréis: claro es un tema que llega al corazón, total poco hay que hacer... pero lo curioso de todo es que los 20.000 seguidores del grupo "Buscando una oportunidad para Arene" participan activamente gracias al mejor community manager, su padre. Nestor consigue engancharte a la historia cada día. Sube contenido interesante, que no es un parte médico sobre la salud de su hija, sino que comparte canciones que le gustan, momentos divertidos, contesta todos los comentarios y todo lo hace con cariño.
Ha conseguido que todos nos sintamos parte de una historia que merece la pena seguir. Siempre que me preguntan sostengo que las redes sociales son como la vida misma pero en otro ámbito, pero en este caso creo que son mucho más potentes. Los contactos de las redes sociales sobrepasan fronteras y consiguen lo que hace años era impensable si no conocías personalmente a alguien.
Esta historia de "marketing social" merece la pena. Síguela y busquemos una oportunidad para Arene.
http://kepasangroniz.org/