sábado, 5 de junio de 2010

Marca personal, colaboración, networking, cobranding y reposicionamiento gracias a las redes sociales


Los últimos meses han sido apasionantes. Mi presencia activa en redes sociales, especialmente en Twitter me ha regalado la amistad de muchas personas interesantes con las que no solo comparto momentos de ocio en las quedadas a las que acudimos, sino, sobre todo networking del bueno y estupendas charlas sobre turismo, marketing, comunicación... 

Las redes sociales, especialmente Twitter y Linkedin, y los blogs son un espacio ideal para el marketing personal. La marca personal de los profesionales que trabajan en algunas empresas supera en la red la notoriedad y el prestigio de la propia marca para la que trabajan. La presencia visible de esos profesionales en redes sociales les pone en una situación estupenda que sus propias empresas no están sabiendo aprovechar. Muchos de estos profesionales estamos viendo que existen grandes oportunidades para nosotros entre estas amistades que hacemos en las redes sociales. Las posibilidades de colaboración y de desarrollo profesional aumenta día a día. Bien utilizadas, estas redes pueden convertirse en una formación continua y una fuente de negocio.

Todo ello está motivando que muchos buenos profesionales integrados en empresas "gestionadas en el siglo XXI como si estuviéramos en el siglo XIX" tal y como se decía esta semana en unas jornadas de innovación, se sientan infravalorados y busquen un reposicionamiento de su marca personal. La formación y el interés de estar al día convierte a algunas personas en auténticos expertos a la vanguardia de las redes sociales, mejorando de largo el nivel, no solo de sus empresas, sino también de algunos proveedores que venden a estas empresas sus servicios de consultoría o formación en comunicación, marketing o redes sociales. Pero como en sus propias empresas siguen chocando contra un muro cada vez que hablan de nuevas tecnologías, redes sociales, nuevas formas de comunicación, etc. cada día más personas buscan fuera del ámbito laboral nuevos lugares donde posicionar su marca personal.

La crisis está abriendo también un amplio abanico de oportunidades para los freelance, en forma de proyectos en los que colaborar, asociaciones con otros profesionales para trabajos concretos, etc ya que las empresas no quieren incrementar sus plantillas con costes fijos y la subcontratación de los trabajos está a la orden del día. Al mismo ritmo que crecen las amenazas de EREs y despidos; crecen las oportunidades de colaboración, subcontratación y trabajos por cuenta propia. Vamos a toda velocidad hacia un modelo en el que el branding personal va a empezar a jugar una importancia vital en nuestro entorno laboral. En el mundo del vino, ya hace algunos años que los mejores enólogos no trabajan en plantilla de una bodega, sino que "se alquilan por horas" a varias empresas que compiten en el mismo sector. Ese modelo lo veremos pronto generalizado en el mundo de la comunicación y el marketing.

El marketing personal traerá consigo elementos clásicos del marketing empresarial, uno de ellos será el cobranding. La suma de dos o más marcas personales en proyectos conjuntos, creando clusters de conocimiento aplicables a proyectos concretos. Los profesionales buscan alianzas temporales para proyectos concretos. Elegiremos a las personas que creamos más oportunas para cada proyecto, sin necesidad de crear una alianza permanente en forma de empresa, sino muchas microalianzas de cobrandig temporal. Ya hay muchas empresas, como Turespaña por ejemplo, que cuenta con comités de expertos para asesorar en sus políticas de marketing y ayudar a la dirección, con su opinión a ajustar las decisiones y minimizar los errores.

Se me antoja apasionante el momento que se nos abre ante nuestras narices. Grandes amenazas, pero mucho más grandes oportunidades. ¿Estas dispuesto a aprovecharlas y desarrollar tu marca personal?