martes, 22 de junio de 2010

Presupuestos 2.0


En los últimos días he tenido muchas conversaciones con amigos que trabajan como autónomos o colegas de otras empresas sobre los presupuestos de comunicación 2.0 que pasan a los clientes algunas agencias de publicidad o empresas de comunicación especializadas con conceptos de "a 1,50€ el Tweet" o cobrando una cantidad indecente por abrir un blog de blogger.

El problema de fondo (y la oportunidad) es que las redes sociales y lo 2.0 está de moda, todo el mundo habla de ello, todo el mundo quiere estar; pero pocas empresas saben qué se puede hacer, cómo hay que trabajar en este campo, dónde pueden encontrar profesionales preparados, por qué es interesante hacerlo y por último cuánto cuesta esto. El desconocimiento es generalizado y de ello se aprovechan algunos para hacer negocio rápido a costa de los desconocedores.

En este blog ya se ha comentado mucho qué hay que hacer antes de lanzarse al mundo 2.0, las premisas para trabajar aquí, incluso los profesionales que por separado o unidos en alianzas estratégicas pueden aportar soluciones. Sólo nos queda comentar el "cuánto"

Existe la creencia generalizada de que las acciones en redes sociales "son gratis" y en parte es cierto, salvo que te cobren por abrir un blog gratuito, el acceso a las redes sociales es gratis, cualquiera puede hacerlo, pero ¿cualquiera puede hacerlo BIEN? ¡Ahí está la clave!

En mi opinión habría varios niveles de servicios en comunicación 2.0:

  1. Yo me lo guiso, yo me lo como. Si uno es un empresario individual, tiene conocimientos de comunicación y marketing, una estrategia clara y domina las redes sociales como usuario avanzado y tiene el tiempo suficiente... perfecto!!! La comunicación 2.0 no le costará nada.
  2. De vez en cuando al restaurante. La versión anterior tiene una variante... cuando hay algo especialmente interesante o en función de campañas concretas puede optarse por encargar soluciones profesionales ligadas al diseño, a la creatividad, para realizar cosas realmente diferenciadoras e impactantes.
  3. Comprar la caña y aprender a pescar. Muchas empresas quieren, pero no saben como... no se atreven a abrirse del todo, pero al mismo tiempo quieres aprovechar esa herramienta de comunicación. Para estas empresas puede arbitrarse un sistema mixto... un plan estratégico de comunicación 2.0 que marque las pautas a seguir en las diferentes redes y ofrezca formación a las personas encargadas de comunicar dentro de la empresa.
  4. Todo Incluido. Como los hoteles del Caribe, esta es la solución para las empresas que no tienen tiempo, ni estructura y que quieren externalizar el servicio y tener a alguien que se encargue de todo. Obviamente este servicio sí debe ser costoso, pero tiene que contar con dos elementos clave:
    • "Todo Incluido" no implica olvidarse del tema... deberemos proveer de información a la empresa subcontratada para que haga bien su trabajo. Recordemos que es un medio para comunicar.
    • La oferta de la empresa debe ser verdaderamente completa y de calidad... debe funcionar como si estuviera dentro de la empresa contratante.

A pesar de todas estas modalidades (y otras muchas que sin duda habrá), lo que siempre debe existir es transparencia en la fijación de precios. El cliente debe entender por qué cobramos y el valor del trabajo que se hace. Engañando al cliente no conseguiremos más que se sienta timado y salga huyendo de nosotros y, por añadidura, de todo el sector. Hay que ser honesto en el cobro de estos servicios y no aprovechar el interés y el desconocimiento para hacer negocio fácil y rápido. Esa tentación lleva directamente al fracaso, a no muy largo plazo y a que todos los que se dedican a esto acaben con reputación de sinvergüenzas.