lunes, 27 de junio de 2011

Ya llego el verano... toca viajar!


Debe ser la cercanía de las vacaciones o las ganas que tengo de volver a viajar lo que me hace traer hoy dos campañas turísticas al blog. Ambas diferentes, pero ambas basadas en internet y las redes sociales como eje estratégico de desarrollo. No es casual. Acabo de leer en Twitter que un 40% de españoles no ha vuelto a entrar en una agencia de viajes desde que apareció internet. Un dato que no hace más que crecer y que todos los que trabajamos en esto del turismo deberíamos tener muy en cuenta. Porque cuando hablamos de entrar en una agencia de viajes, pensamos en algo físico, pero ¿no entramos también en las webs de las agencias de viajes on line?


Atrápalo es un ejemplo de este nuevo tipo de negocios. Sus campañas de comunicación 360º son esperadas todos los años porque combinan de una manera magistral el poder de notoriedad de la televisión con el poder de enganchar y fidelizar de internet, que es su medio de distribución. Para ello a menudo han utilizando la intriga y los juegos on line como estrategia. Recuerdo uno fantástico en el que había que agitar a un personaje que iba soltando puntos. En esta ocasión en su campaña Revívelo, Doubleyou ha mantenido esta estrategia exitosa con un aire diferente, muy Matrix y las experiencias como eje central. El microsite acaba resultando pesado y lento cuando juegas muchas veces para conseguir el viaje de tus sueños, pero sin duda te llevas la experiencia y el recuerdo de la marca como regalo. 


Pero la campaña que más me ha entusiasmado en este inicio de verano (sé que me entusiasmo con facilidad) es la campaña de NH Hoteles. No soy muy fan de esta marca a pesar de que uso bastante sus hoteles por la sencilla razón de que cobran por la WIFI, que me parece como cobrar por el agua caliente; pero la campaña que han diseñado para Facebook me parece fantástica. Consiste en una aplicación para ponerle tu nombre a una habitación a elegir entre sus muchos hoteles en todo el mundo, contando con la posibilidad de que te toque un viaje para conocerla. Ellos se comprometen a poner realmente una plaquita con tu nombre a la habitación. La iniciativa de Territorio Creativo me parece fantástica, ya que consigue una ligazón emocional con el cliente y seguramente que en muchos casos una visita a sus hoteles incluso aunque no resultes ganador del concurso. Yo lo haré, aunque sea por ver la habitación 311 con mi nombre en el Hotel Convento di Amalfi, al sur de Nápoles.