martes, 18 de octubre de 2011

La buena creatividad ahorra dinero en medios



La semana pasada acababa la campaña “Un año sabático en la Tierra con Nombre de vino” una campaña diferente a lo que se ha hecho hasta ahora en comunicación turística en España y que ha resultado tan compleja como apasionante de llevar a cabo.

Confieso que cuando me propusieron la campaña no fui capaz de prever los problemas que nos iba a causar, pero sí de ver el indudable poder multiplicador de la inversión que tenía.

Creo que los presupuestos pequeños deben multiplicarse de la mano de una creatividad excelente que permita generar mucha publicidad gratuita. Es la única manera que tenemos los pequeños de competir de tu a tu con los grandes o, al menos, de intentarlo.

Es difícil medir el impacto directo de esta campaña en número de visitantes, porque el número de turistas en un destino depende de muchos factores, no solo de la comunicación. Pero los resultados en términos de notoriedad son más que evidentes. Y es justamente la notoriedad lo más difícil de conseguir para una pequeña marca. 

Esta campaña es una demostración de que las buenas ideas y la buena creatividad multiplica los presupuestos publicitarios consiguiendo mucho más de lo que consigues pagando.

No puedo negar que profesionalmente esta campaña me ha dado mucho, porque he aprendido mucho con ella, pero también me ha hecho pasar muy malos momentos. Quizá es por eso por lo que la defiendo como a un hijo y le tengo un especial cariño. Sin embargo, creo que la autocomplacencia no es buena y ya estamos trabajando en la próxima, también pensada para multiplicar.


Os dejo el vídeo que explica el caso, con sus resultados y que fue usado por la agencia creadora de la campaña, Contrapunto Barcelona, para presentarla a los premios EFI de eficacia publicitaria.