domingo, 18 de diciembre de 2011

Comunicación social ¿De cara o de espaldas?


Tras mi paso anual por el Master de marketing de laUniversidad del País Vasco,  me gustaría hacer una reflexión sobre la evolución del contenido de mi parte en este master (política de comunicación) en los tres años que vengo impartiendo estas clases. Especialmente en lo referente a redes sociales.

Siempre tengo la costumbre de preguntar quién tiene cuentas en las principales redes sociales. El primer año, algunos tenían Facebook de las demás nadie había oído hablar. En ese momento decidí crear este blog www.historiasdemarketing.com para complementar lo que hablábamos en clase y para que sirviera de repositorio de dudas.

Para el año siguiente, el panorama había evolucionado. Facebook estaba generalizado y algunos, un par, tenían Twitter. Hubo otra evolución importante entre los alumnos del master, este año la profesión mayoritaria ya era “parado”. Les hice ver de manera tímida que estos canales podían ser claves para conseguir un empleo pero no porque nadie fuera a ofrecérselo por Facebook, sino por las posibilidades que ofrecen las redes sociales para el desarrollo de la marca personal.

Este año, con el paro generalizado, las redes sociales también lo están. Muchos de los alumnos tienen Facebook, Twitter, Linkedin y lo raro es encontrar gente que aún no lo tenga (curiosamente sigue habiéndolos)


Después de pasar este vídeo en clase dije: “Todo esto está sucediendo. Puedes vivir de espaldas a esto y seguir buscando trabajo en el mundo del marketing… ¿o no?” Como “deberes” les he recomendado que hagan un plan de comunicación de su propia marca personal, especialmente para los que están en el paro. Espero poder ver alguno de esos planes y sobre todo que esa reflexión, junto al propio master, les sirva para reorientar su carrera profesional.

Las empresas también deberían hacer esta reflexión ¿Se pude vivir de espaldas a todo esto que está sucediendo en internet, pero que tiene una gran influencia fuera de la red? Seguro que sí, pero… ¿Es lo más inteligente y competitivo?