domingo, 25 de marzo de 2012

Los pijos de Loewe siembran la polémica en redes sociales


Loewe ha reventado las redes sociales, los medios convencionales y, de paso, su propia marca con su nueva campaña. No conozco los objetivos de la firma de lujo española con esta campaña pero intuyo que es un intento por rejuvenecer una marca con una imagen de calidad y estilo muy alta pero bastante demodé entre los perfiles más jóvenes que pueden permitirse adquirir uno de estos bolsos o cualquiera de sus creaciones. No entiendo las críticas en redes a que estos jóvenes que aparecen en el anuncio no corresponden a la realidad española ¿Por qué deberían hacerlo? Responden a la realidad del target que quiere atacar Loewe.


La factura del anuncio en cuanto a estética visual y estilismo es impecable, los valores que transmite: España, juventud, amor... Seguramente porque no soy target (ni ahora ni antes del rebranding) y porque me he acercado a la campaña después de leer tantas veces la palabra “polémica” y “publicidad gratuita” que, francamente, no me ha parecido para tanto (más allá de ver a unos niños pijos infumables que entiendo son los que pueden comprar en esas tiendas)

Aunque de lo que quería hablar era de ese concepto de que “lo que buscaba Loewe es que le hiciéramos publicidad entre todos” Dudo mucho que en este caso, al contrario de otros en el mundo de la moda como Benetton, Loewe buscara la polémica. Es más, creo que la gente mezcla dos conceptos diferentes: publicidad con notoriedad. La polémica generada ha creado notoriedad y ha aumentado la difusión del mensaje (hasta yo he llegado a verlo) pero la publicidad va asociada a valores positivos agregados al producto gracias a la comunicación para mejorar otro concepto clave la “reputación”.

De esto podrán hablar mucho las abuelas Loewe de las niñas que salen en el anuncio. La mía no lleva ni ha llevado nunca bolsos de Loewe (dudo que sepa lo que es) pero sabe muy bien que hay que trabajar mucho para tener una buena reputación y que si van a hablar de ti, que sea bien. No comparto eso de que “hablen aunque sea mal”, salvo que tu estrategia comercial sea completamente rupturista. Veremos si esta es la nueva estrategia de Loewe; pero ahora mismo camina por un alambre con la red que le dan los muchos años de buena reputación.

(Articulo publicado en Ilunik)