miércoles, 8 de enero de 2014

Las redes sociales ya no son rentables


¿Os parece demasiado categórico? Es que lo creo firmemente. Esto ya no es lo que era y alguien tiene que decirlo. Es como el cuento del "Traje del emperador". Todos vemos que está desnudo, pero nadie lo dice. Todos los profesionales vemos la disminución de la eficacia; pero pocos confiesan por el temor a perder clientes. Ese paraíso gratuito en el que los pequeños podían competir con los grandes en igualdad de condiciones e incluso ser más competitivos por la vía de los buenos contenidos y la buena gestión, se ha terminado.

Al mismo ritmo que las redes sociales se han masificado, ha ido bajando su eficacia. Ahora se han convertido en redes de masas, con un funcionamiento similar a los medios de masas. Recuerdo cuando en Twitter la gente contestaba a los tweets personales y de marcas. Existía la conversación. Ahora mismo... se lee y se retuitea en el mejor de los casos; pero conversación, más bien poca y con las marcas menos como se ve en esta infografía que muestra en rojo los RT y en azul la conversación (vía @yoantitwitter)

Y no digo que no pueda ser una herramienta eficaz, pero la cantidad de recursos que hay que invertir ahora mismo para tener la notoriedad de antaño son tan altos que le resta rentabilidad. Cualquiera que haya gestionado redes sociales a nivel profesional sabe la dosis de trabajo, implicación y tiempo que genera y lo complicado que es "fabricar" contenido original y relevante. No digamos campañas completas multiplataforma.

Lo de Facebook es caso aparte. La nueva (y cambiante) política de esta red social para las páginas comerciales aboca irremediablemente al pago por audiencia, al más puro estilo televisivo, aunque con precios más moderados, eso sí. Aquí ni siquiera se consigue rentabilidad con el contenido relevante. O regalas cosas vía concurso y pagas por difundirlo o pagas aún más sólo por difundir tu información. De la conversación ni hablamos. Cualquier estrategia de comunicación comercial en Facebook en estos momentos, pasa por la inversión publicitaria en la plataforma. No olvidemos que no somos dueños de nuestros seguidores en redes sociales. Todos son de Facebook o de Twitter y ellos ponen las reglas. 

Si dejamos al margen otras redes menores, que pueden tener su importancia, siempre combinadas con las dos anteriores como son Instagram o Pinterest, nos queda Google+. La gran apuesta del gigante. Sorprende que el superbuscador líder no haya premiado aún más el contenido de su propia red social; pero se rumorea que 2014 será el año en el que llegará este premio y hará que esta red se convierta en algo más interesante de lo que es hasta ahora, un mero reflejo del contenido en Facebook o Twitter. 

En Google+ sí sucede lo que pasaba hace años en otras redes. Hay menos gente y es gente más relevante: los más frikis. Que son a la vez los más avanzados en redes y social marketing, los early adopters. Un buen campo de pruebas, pero una plataforma que aún está en cambio y por definirse, pero que apunta, con las nuevas normas Google, a tener un premio en SEO que ninguna marca debería desdeñar. 

En definitiva, si está usted pensando en abrir perfiles en redes sociales como estrategia de marketing on line porque es gratis y le han contado que es muy eficaz, desista, ha llegado tarde. No es cierto y sólo conseguirá perder el tiempo. Si de verdad cree que puede ser una buena estrategia, prepare un presupuesto para contratar un buen profesional e invertir en su visibilidad. Los resultados serán así mejores y los esfuerzos mucho más rentables.